Tu mundo emocional es tu salvación

A menudo confundimos el mundo emocional con el control de las emociones. No se trata tanto de tener tus emociones metidas en un coto y mantenerlas bajo control, se trata de saber qué es lo que estás experimentando, porque esa conciencia es la que te da la libertad de decidir en consecuencia para recuperar tu bienestar.

  • Cuando estás con una persona que te trata mal pero quieres mantener la serenidad y ser “educado” puede que estés renunciando a defenderte y alejarte, solo para que no piense no sé qué cosas de ti.
  • Si estás enojado y lo reprimes entonces la energía queda atrapada en tu interior y las hormonas que generan ese estrés también, con lo que tu cuerpo sufre un daño físico real.
  • Al estar triste reprimes la necesidad de llorar, entonces se deprime tu sistema inmune y queda afectado tu sistema respiratorio, además de que todo lo que hagas en las siguientes horas vendrá marcado por el desánimo y la falta de energía.

Si permaneces “desenchufado” de tu sistema emocional entonces repetirás situaciones dañinas para ti, sencillamente porque no tuviste ocasión de captar el perjuicio que te ocasionan y no tuviste opción a tomar una decisión y ACTUAR. Si mantienes siempre bajo control la expresión de tu rabia, tristeza, miedo, frustración…para mantenerla dentro de lo aceptado ¿cuáles creen que pueden ser las consecuencias a corto y medio plazo?

Por dónde empiezo

No es raro que algunas clientas nos digan «no sé lo que siento». Y esto no se debe a que se trate de una persona fría o «sin sentimientos». Está relacionado con la represión. Está priorizando desde hace años lo que piensa o sus impulsos. En algún momento esconder sus emociones le ayudó a sobrevivir, adaptarse, ser aceptada. Y continúa usando el mismo patrón.

Así es como llega un punto en el que solo oigo lo que pienso y lo que me pide el cuerpo. Pero no lo que siento. Y esa información es fundamental para mí porque está ligada a la supervivencia y el bienestar.

Te propongo un pequeño cambio: a partir de hoy cuando te levantes pregúntate ¿cómo me siento hoy? Y cuando apagues la luz y vayas a dormir pregúntate ¿cómo ha sido mi día hoy, cómo me he sentido, cómo me siento ahora? La consciencia es el primer paso de cualquier cambio y crecimiento interior. Y el entrenamiento es la forma óptima de recuperar la percepción de las emociones.

Dónde empieza la libertad

El cambio viene cuando comprendemos, comprendes, que eres único, diferente a cualquier otro, especial y maravilloso. Y que por ello no tiene sentido compararte con lo que hace, dice, piensa o SIENTE cualquier otro. ¿Dónde está escrito el baremo de las emociones? ¿Quién decide hasta dónde puede llegar la intensidad de una emoción en cada situación y el tipo de emoción que DEBES sentir?

Entonces date permiso para sentir en cada momento. Es tu manera propia y singular de estar en la vida, de ser y de vivir. Puede que por el camino descubras aspectos nuevos de tu persona, que te reencuentres contigo y empieces a sentirte a gusto de verdad en tu piel.

Tú eres el primer beneficiado porque tu vida ya no será una dicotomía entre lo que de verdad necesitas hacer y lo que tú te repites que tienes que hacer. Las piezas empezarán a encajar y todo fluirá mejor.

La llave mágica

Si te pones a buscar en la red información sobre la inteligencia emocional encontrarás muchos datos y propuestas. Muchas son realmente interesantes y útiles.

Para quienes necesitan avanzar en el manejo de sus emociones hay sin embargo un primer paso fundamental, sin el que todos los demás intentos se pervierten o transforman en sutiles intentos de represión (ya sea personal, o de quienes le rodean): la ACEPTACIÓN.

¿Te has fijado en lo incómodos que nos sentimos los adultos con lo que sentimos habitualmente? Si me enfado demasiado, si tengo ganas de vengarme, si estoy tan eufórico que lo cuento a los cuatro vientos y otros quizá se sienten heridos por no estar tan felices, cuando me asusto y creo que debería ser más valiente… casi siempre llevando la contraria a nuestro mundo emocional, pensando que no lo controlamos y que nos controla.

Actúa ya

Unas veces por las prisas, otras veces porque con tanto estrés no percibimos las pequeñas maravillas que ocurren a nuestro lado, a menudo porque no nos damos permiso para experimentar eso que tanto nos agrada… el hecho es que acumulamos horas, días, meses, incluso años de insatisfacción y de sed, una sed por todo aquello que nos produce bienestar. Y así andamos, inquietos e insatisfechos, pagando con las personas cercanas la falta de autenticidad que nos lastima.

Esto que te cuento no es nada nuevo, seguro que lo has experimentado: un sábado o un lunes o un día de fiesta en el que hiciste, sobre todo, lo que necesitabas. Levantarte con calma, desayunar con tu familia, salir a pasear al sol, escuchar música, jugar, dormir la siesta, cocinar con mimo, ver una buena película, tener sexo con tu pareja en plenitud, dormir profundamente.

Pero ¿qué es lo que nos impide cargarnos de positividad haciendo aquello que nos nutre?

Hay quien echa la culpa a los horarios, a los hijos, a la sociedad, al tiempo, a los políticos. En realidad el secreto está en asumir la responsabilidad sobre la propia vida. Dejar de echar la culpa de lo mal que nos sentimos a lo que nos viene de fuera. Y empezar a elegir lo que nos hace sentir bien.

Empieza por lo siguiente: haz una lista con las 5 acciones que te llenan de energía positiva. Y dedica hoy unos minutos a la que prefieras. Y después revisa: ¿cuáno tiempo suelo dedicar a esas acciones? ¿Quien quiero que gobierne mi vida, yo o mis circunstancias?

No necesitamos pelearnos más con lo que sentimos. Necesitamos, estamos diseñados para usar el mundo emocional a nuestro favor. Empieza a practicar ya y descubre cuánto tienen que mostrarte.

tx :mpilar:
ph:matheus ferrero:

Suscríbete ahora a nuestro boletín y recibirás un email con todas nuestras novedades:

Entradas creadas 54

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba