Tu mejor maestro, es tu mayor fracaso

Una pérdida del empleo, una derrota deportiva, una ruptura familiar, un descalabro en la vocación… nuestra vida está expuesta al fracaso, esa es la realidad. Creerse exenta de él es un absurdo y una falta de sentido común.  Sin embargo, si asumimos el fracaso con una actitud positiva podremos incluso fortalecernos y abrirnos a nuevos horizontes.

Nuestro problema para afrontar fracasos es que no estamos acostumbradas a abordarlos de ese modo, Al contrario, vivimos atemorizadas por el riesgo de fallar, perseguidas por la sombra de la crítica o de la humillación y deseando que no suceda algo que dinamite nuestras altísimas expectativas.

Errare humanum est

Hemos perdido de vista que junto al fracaso subyacen lecciones esenciales para la vida. Todas y todos, por nuestra naturaleza finita y limitada somos propenso al error, concebir el fracaso como una maldición es tanto como considerar que nuestra propia naturaleza falible también lo es. 

Buscar constantemente la perfección genera dolor. Permitirse fallar y capitalizar esas experiencias resulta mucho más enriquecedor.

El perfeccionismo nos hiere

Dentro de nuestro sistema cultural hay una repetición activa operante que busca el “éxito” a toda costa.

Se torna enfermizo dejar de lado el goce y el disfrute de lo que vamos viviendo o haciendo para llegar a una “perfección” que no existe, que nunca alcanzaremos.

Todos es cuestión de actitud

La felicidad, la paz, la perfección no se consiguen sin pasar por fracasos y duras pruebas, Pero lo difícil es hacerlo sin perder el entusiasmo, el carácter, la iniciativa. Adoptar esta actitud de vida implica modificar toda una visión del mundo, sustituir ideas adquiridas por una postura más abierta que nos permita aprovechar los cambios y los errores cometidos, a favor de uno mismo como una oportunidad de empezar de cero.

Equivocarse desarrolla nuestra creatividad

Nos ayuda a descubrir aspectos de nuestra vida que tenemos que mejorar, y en los que todavía tenemos que esforzarnos más. Además el error continuado es como un entrenamiento par identificar prioridades y  distinguir lo importante de lo superficial. Nos hace más intuitivas y nos empuja a buscar otras opciones, a explorar nuevos caminos y buscar respuestas más creativas, frescas y originales.

Nos reconecta

El error y el fracaso estimulan la reflexión interior y el contacto con una misma. Necesariamente nos invitan a detenernos unos minutos, horas o días, hasta valorar todas las alternativas y encontrar soluciones satisfactorias. Con el tiempo nos convierte en  personas con mayor fortaleza de carácter y eleva nuestra autoestima

Activa la empatía

También nos capacita para ser más empáticos y comprensivos con los demás y sus puntos de vista. Es necesario aprender de nuestros errores, no culpar a otros. ¿Para qué perder el tiempo culpando a los demás, a las circunstancias o a una misma? Es más saludable descubrir las lecciones que nos deja el fracaso y aprovecharlas.

Detrás de cada error cometido hay una responsabilidad personal en juego.

 Llama al fracaso de otra manera
¿Cuándo fue la última vez que alguien fue contratado para una posición importante sin experiencia? En el trabajo y en la vida, “experiencia” es sinónimo de “fracaso”, según Blank. Al etiquetar un esfuerzo fallido como una oportunidad para aprender, lo estás poniendo bajo una luz positiva. Los fracasos de tu vida dicen mucho más de tí que tus aciertos. Compártelos y nunca te avergüences. Si puedes contarlos, es que los superaste.

Aprender a caerte

Aprender a caer es saber equivocarnos. Como en el deporte, en la vida es bueno, lastimarnos lo menos posible por el impacto del golpe.

Recuperar la compostura, abrir el corazón, sonreír y avanzar.  Sabiendo que las fortalezas se potencian y debilidades se trabajan. Intentar una vez más; esta vez hacerlo con más fuerza y llegar más lejos que la vez anterior.

Sigue creciendo

Si pensamos que el talento es incremental, que es el fruto de las tensiones, de los retos, de los errores y de los esfuerzos, cuando fracasemos no lo sentiremos como una forma de humillación, sino una manera de estirar nuestros límites, de llegar más allá, de aumentar nuestras posibilidades.

“No te preocupes por los fracasos, preocúpate por las posibilidades que pierdes cuando ni siquiera lo intentas”

Ríete de ti misma

Conserva el sentido del humor. La capacidad de reírse de una misma es básica para restarle peso y gravedad a cualquier situación. Gracias a la risa podemos analizar las circunstancias desde un punto de vista más realista y con una visión menos dramática de la situación. Poner distancia emocional y calibrar el grado de importancia de cada error ayuda a relativizar y convertir lo que está sucediendo en resoluble.

En conclusión

Las probabilidades de alcanzar la felicidad dependen, en muchas ocasiones, del manejo positivo del fracaso que hagamos, y no de la resistencia que ejerzamos a que suceda, que nos afecte o que nos transforme. La idea de que uno nunca debe equivocarse , limita el crecimiento y nos impide caminar.

El triunfo es una conquista que sólo existe en el corazón de aquellos que creen que el mañana será mejor.

Siempre es bueno morir en el intento de volver a empezar, ya eso es un triunfo. Hay que tener en mente que en la vida se gana y se pierde, se vive y se muere, pero sobretodo se aprende. Sin embargo, nunca te des por vencido sin antes luchar; que nada te haga renunciar antes de tiempo. 

Es necesario errar para aprender y hacerlo mejor la próxima vez. Sin esto, no tendríamos ninguna oportunidad.

Fracasar es la norma, tenemos que aprender a vivir con el fracaso porque es parte de nuestra realidad y resulta ineludible. Es necesario transitar por un camino de pruebas erradas para lograr nuestro objetivo y, en la mayoría de los casos, cuando estamos muy hartos de tanto fallar, de tanto fracasar, es cuando estamos más cerca de lograr lo que deseamos.

tx: mamen:



¡Gracias por leernos! Si te ha gustado: ¡Comparte!

Entradas creadas 54

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba