20 pasos para una alimentación consciente

Descubre todo lo que necesitas saber del mindful eating o alimentación consciente

Quizá el primer paso para aplicar la alimentación consciente sea poner algo de conciencia en cómo tratamos o mal-tratamos nuestro cuerpo a la hora de alimentarlo. Muchas veces nos falta información sobre cómo hacerlo correctamente y repetimos patrones atávicos aprendidos que no nos hacen ningún bien o que no van con nuestros principio o valores. Otras veces, nos cuesta la responsabilidad de tomar las riendas de nuestra salud. Preferimos culpar a las prisas, la sociedad de consumo o la tradición de nuestra falta de compromiso. Por último otro factor importante que nos lastra es la falta de hábitos saludables y la manera en que nos dejamos influenciar por los patrones de consumo con los que nos bombardea el capitalismo imperante.

Al final y sea como sea, el cambio siempre empieza en una misma. Así que si te has propuesto mejorar tu alimentación, déjame ayudarte con estos 20 consejos para adentrarte en el increíble mundo de la alimentación consciente. Espero de corazón que te sean útiles.

 

1.Haz compras conscientes y responsables disfrutando de lo que trae la tierra. Haz que tu compra sea de  Kilómetro 0, productos frescos de la tierra y de temporada, así controlas la frescura y calidad de los ingredientes que utilizarás para nutrirte y favoreces un consumo responsable y ecológico.

 

2.Revisa tu despensa, y las fechas de caducidad de todos los productos que aún tienes, diseña en base a ellos menús equilibrados y elabora la lista de la compra de aquellos que te faltan para completar las ingestas de toda la semana.

 

3. Asigna un tiempo semanal para hacer la compra, ve a hacerla sin hambre y sigue la lista, no compres nada extra. si quieres asocia esta actividad a un ritual de autocuidado, por ejemplo ir al mercado todos los sábados por la mañana y tomarte después un café en una terraza al sol.

 

4.Cocina con tus propias manos. Cocinar en casa no es tan difícil, es relajante y estimulante y es la mejor forma de tener una alimentación sana y natural. Si además lo haces tú misma, integrarás esos productos como algo bueno para ti, y tendrás menos hambre al llevarlos al plato.

 

5.Escoge el método de preparación más sano. Si evitas frituras, salsas y comidas preparadas para cocinar en crudo, al vapor, a la plancha o al horno, te llenas más, disfrutas  más del sabor.

 

6. Evita los ingredientes poco saludables como los edulcorantes artificiales y los ácidos grasos trans que pueden hacerte ganar kilos y favorecer la aparición de algunas enfermedades. Elimina azúcar refinado y las bebidas enlatadas o con gas.

 

7. Combina correctamente los alimentos. Esto va a permitir una mejor digestión, una correcta asimilación, una adecuada evacuación intestinal y una desintoxicación continuada. Si deseas saber más visita este enlace: http://suzannepowell.blogspot.com/2012/11/dieta-disociada-de-suzanne-powell-con.html

 

8.Bebe suficiente agua. Una digestión demasiado lenta y laboriosa seguida de una tardía evacuación permite una reabsorción de las toxinas fecales y como consecuencia la fabricación de más grasa para poderlas almacenar.

 

9.Practica el ayuno intermitente. Si no se da un descanso fisiológico al aparato digestivo, el cuerpo no puede desintoxicarse de forma continua. Un cuerpo hinchado es un cuerpo intoxicado. Puedes tomar por ejemplo, sólo infusiones, caldos y cremas de verduras los lunes para desintoxicar de los excesos del fin de semana o saltar tu cena del domingo y no comer nada hasta la comida del lunes.

10.Cambia el café por té. No hace falta que renuncies al café siempre, también tiene su lado bueno, pero el té es una opción más saludable para todos los días.

 

11.Añade canela en vez de azúcar. Esta especia es un potente activador del metabolismo que ayuda a mantener la glucosa constante en sangre, reduciendo el ansía por los alimentos dulces. Espolvorea canela en el yogur, el té, la leche, y podrás llegar a perder un kilo al mes.

 

12Cambia la vaca por la cabra. La leche de cabra tiene menos calorías que la leche de vaca, y en cuestión de quesos, puedes reducir hasta un 40% menos las calorías si escoges los quesos hechos con leche de cabr

 

13.“De todo en plato de postre” Francisco Grande Covián describe sucintamente en esta frase la esencia de la nutrición sana: comer con variedad, lo cual previene las deficiencias nutricionales; pero con moderación, lo cual evita los excesos calóricos que son la principal causa del problema de obesidad en el que se encuentra inmersa nuestra sociedad.

 

14.Corta en porciones pequeñas los alimentos en el plato. Puedes llegar a reducir hasta un 20% el consumo de calorías si troceas cada alimento en el plato antes de masticarlo.

 

15.Mastica cual rumiante. Deja los cubiertos en la mesa cada bocado. Eso te permitirá ganar tiempo para masticar lentamente, y poder aplicar la atención plena, sintiendo como el alimento se deshace en tu boca. Eso facilitará tus digestiones.

 

16.No seas multitarea mientras comes, olvida la tele, los libros o la tecnología. Permítele a tu cuerpo y tu cerebro disfrutar de la experiencia con total conciencia. Esta demostrado que si estás haciendo otra cosa, comerás por inercia, masticarás peor y más rápido y no serás consciente de tu sensación de saciedad.

 

17.Antes de tomar un alimento hay que aquietar la mente para sentir su sabor, textura, temperatura y aroma, deteniéndose en el placer que se experimenta. Concédete el tiempo de comer como un ritual sagrado. Tu cuerpo es tu templo, así que ríndele el culto que merece.

18.Come sólo cuando sientas la necesidad y para cuando antes de que te sientas saciada. Muchas veces comemos porque “toca” y nos acabamos platos llenísimos, porque así nos han educado. Quizá puedas empezar a decidir por ti misma cuando dejar de atiborrarte.

19.Sientes «hambre de amor». Muchas veces la comida se convierte en un estímulo o sustituto de carencias emocionales. Buscamos sustitutos a la necesidad no cubierta. Se trata de adquirir inteligencia emocional, de saber cómo nos sentimos, sanar la emoción no resuelta y después volver a comer escuchando sólo las necesidades de nuestro organismo.

20.No te castigues. La alimentación consciente no prohibe ningún alimento. Su finalidad es un cambio de actitud frente a lo que comemos. Se puede comer de todo, mientras tengamos hambre de verdad y, siempre y cuando tengamos fuerza de voluntad para detenernos una vez saciados.

 

La alimentación consciente se basa en aprender a escucharnos, a ser conscientes del hambre física y de cuándo estamos saciados para guiar nuestra decisión de comenzar a comer y también de parar. Puede ayudarnos a vivir de una manera más plena y consciente y a consumir y pasar por este planeta de una manera más responsable.

¿Te atreves a probarla?

tx:mamen:
ph: halfbakedharvest.com:

 

Suscríbete ahora a nuestro boletín y recibirás un email con todas nuestras novedades:

Entradas creadas 54

5 pensamientos en “20 pasos para una alimentación consciente

  1. ¡Impresionante! A pesar de tener muchas palabras lo he estudiado
    de un tirón y he bajado a la zona de comentarios directamente para agradecerte esta entrada, impresionante !
    Enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba